Son unos 3.000, que fueron seleccionados durante cuarenta años por un neuropatólogo británico. La colección estuvo a punto de desaparecer, pero finalmente pudo ser trasladada para realizar investigaciones.
Clarin.com – Sociedad