No se puede bautizar lugares públicos con el nombre de alguien hasta diez años después de su muerte.
Clarin.com – Cultura