Es porque iba a un acto político en Rotterdam a favor del Gobierno de su país y las autoridades de esa ciudad temían disturbios. La respuesta del presidente Erdogan: trató de nazis a los holandeses.
Clarin.com – Mundo