Es la última provocación del régimen de Pyongyang, en respuesta a las maniobras militares norteamericanas en la región.
Clarin.com – Mundo