Lo dictaminó el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, la más alta instancia judicial del bloque, y se basó en dos casos ocurridos en Francia y Bélgica.
Clarin.com – Mundo