La mejor ajedrecista argentina vivió las mil y una desde que empezó a ir los torneos desde chica, pero su pasión pudo más. La historia de una nena que se hizo mujer también delante de un tablero. 
Clarin.com – Polideportivo