Hay varios tratamientos que contribuyen a mejorar la textura de la piel. Pero, para que den buenos resultados, es fundamental controlar los granitos y el enrojecimiento de la piel.
Clarin.com – Entremujeres