El filme ganador de la máxima estatuilla del cine sucede en un suburbio pobre de Miami. Símbolo de la segregación racial, la zona muestra la otra cara del glamour.

Clarin.com – Viva