Una operación en el cerebro le permitió a la estadounidense de 57 años eliminar de su vida la tortura de constantes convulsiones. Pero le dejó como secuela una dificultad para orientarse en tiempo y espacio. Y ella lo transformó en virtud para afrontar carreras de larga distancia.

Clarin.com – Polideportivo