Siempre que estén sanas, ellas inyectan vitalidad. Pero hay que saber elegirlas y ubicarlas con estrategia. Las claves.
Clarin.com – Entremujeres