No es claro cuán cerca del abismo está caminando el delfín de Chávez. En el naipe del régimen se terminaron las alternativas.
Clarin.com – Mundo