El especialista en neurociencias Néstor Braidot hace un interesante análisis de cuáles son los disparadores de las sensaciones de hambre, saciedad y placer en el cerebro, así como de los desórdenes alimentarios que pueden tener su orígen en un desequilibrio químico. 
Clarin.com – Entremujeres