EL COMENTARIO. Una sociedad que tardó en aplaudir a sus soldados

Clarin.com – Cartas al pais